Saltar al contenido

Retratos de la historia

diciembre 27, 2021
Retratos de la historia

retrato de adele bloch-bau

Los autorretratos de los artistas constituyen un interesante subgrupo de retratos y a menudo pueden ser muy reveladores. Un autorretrato no tiene por qué ser necesariamente representativo: una representación abstracta o simbólica de un artista de sí mismo también puede considerarse un autorretrato. A veces, los artistas incluyen representaciones de sí mismos en retratos de grupos más grandes, o pueden incluir un autorretrato en otro tipo de composición, como un paisaje, una obra narrativa o un documental.

jenny saville

Pregunta de los lectores: «¿Por qué son tan importantes los retratos en la historia del arte? E incluso en los museos actuales, algunos de los cuales están dedicados a los retratos (como la National Portrait Gallery de Londres)? Para mí, los retratos no son estéticos ni interesantes, así que me interesa su opinión sobre lo que podríamos apreciar de ellos.»

¿Por qué son importantes los retratos? Supongo que depende de cómo se defina «importante», pero como ha dicho, es obvio que los retratos son un elemento básico de la historia del arte, con museos enteros dedicados a ellos. Dentro de la historia del arte europeo, los retratos son uno de los géneros dentro de la jerarquía de géneros, y en otros lugares, los retratos han existido más o menos siempre como representaciones de personas de la vida real.

Francisco Goya, Carlos IV de España y su familia, 1800-1801. Óleo sobre lienzo. Museo del Prado. Francisco Goya fue el primer pintor de la corte, el puesto más alto disponible para los pintores españoles de la época. Los pintores oficiales de la corte eran pagados para crear regularmente cuadros, normalmente retratos, para la familia real, a menudo con un salario fijo.

kehinde wiley

El retrato ha sido una forma popular de arte durante siglos. Antes de la fotografía, los pintores captaban los rostros de los seres humanos. Sin embargo, los primeros retratos solían estar reservados a la clase noble. En 1839, Robert Cornelius, pionero de la fotografía, consiguió hacer el primer retrato o fotografía de una persona. Lo hizo colocando una cámara en la parte trasera del negocio de importación de lámparas de gas de su padre en la calle Chestnut, en el centro de la ciudad de Filadelfia.

Dado que su enfoque principal es el sujeto humano, tiene la capacidad de simbolizar la esencia de un individuo en una sociedad de forma grandiosa. En la cultura actual, cada vez menos preocupada por la naturaleza humana y las condiciones del mundo, el retrato se está convirtiendo en uno de los únicos refugios para preservar el amor, la cultura, la humanidad y el cuidado. Puesto que los seres humanos estamos unidos por el amor y el honor, en forma de arte, sólo el retrato puede realizarlo.

El retrato es una disciplina artística importante y añade valor a las artes en general, ya que su enfoque principal suele ser el sujeto humano. Los grandes artistas son capaces de captar la personalidad, el rostro, la expresión e incluso la esencia interior de la persona a través del retrato, al conocer bien la anatomía y la colocación de la luz, además de poseer experiencia en la captación de las emociones; todos los factores que conducen a un retrato completo y exitoso.

rembrandt

La necesidad del ser humano de plasmar su semejanza viene con el nacimiento de la civilización, lo que hace del retrato una de las formas de arte más antiguas. Podemos encontrar los orígenes del retrato en la antigua Grecia, donde los hombres importantes eran inmortalizados en esculturas. Los orígenes del retrato pintado se encuentran en el Egipto romano y en los retratos de Fayum. En Europa occidental, la veneración de la civilización grecorromana y sus valores provocó el Renacimiento. También provocó el resurgimiento del retrato individual. Sin embargo, un retrato no es simplemente el registro de la apariencia de alguien. El retratado debe ser claramente identificable y el artista debe expresar la identidad individual de su modelo.

Durante años, este cuadro fue conocido como el retrato de boda Arnolfini: hoy en día no se sabe si se está celebrando una boda.    La teoría que prevalece es que se trata de un retrato doble del rico comerciante italiano Giovanni Arnolfini y su esposa, ambientado en Brujas en el siglo XV. Todo en el cuadro se esfuerza por demostrar la riqueza de la pareja, desde su elegante vestimenta hasta las naranjas justo detrás del hombre en el alféizar de la ventana. Las naranjas eran excesivamente caras en aquella época. El voluminoso vestido de la mujer hizo creer a muchos que estaba embarazada. Sin embargo, sabemos por otras representaciones de la época que estos vestidos estaban de moda. El perrito es un símbolo de lealtad. El elemento más llamativo del lienzo es el espejo que se encuentra entre la pareja, en el que podemos ver el reflejo de dos invitados que están siendo recibidos por la pareja.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad